Displasia de Cadera en el Perro

Esta descripción está orientada a los propietarios de perros que sufren o están predispuestos a sufrir Displasia de Cadera.

La Displasia de Cadera (DC) de los caninos es una alteración de la conformación normal de la articulación.(Foto 1 y 2) Si bien la afección es altamente heredable, no es congénita o sea, al nacimiento no está presente. Este último motivo es el que dificulta enormemente su erradicación ya que el criador no puede descartar un animal que será displásico al nacer y solo puede ser diagnosticada fehacientemente a partir de los 3 a 4 meses de edad, momento en el cual el cachorro esta en manos de sus nuevos dueños.

 

Foto 1: Cadera de un perro normal

Foto 2: Cadera de un animal displasia

Foto 3: Cadera con Artrosis severa por DC


¿Cualquier perrito pude verse afectado?

Si bien la DC puede afectar a cualquier perro, de cualquier tamaño, inclusive a animales mestizos, aparece más comúnmente en razas de perros grandes y gigantes, y es precisamente en estos donde la herencia juega un rol importante.


¿Cuáles son la razas más afectadas en la República Argentina?

El Ovejero Alemán, el Rottweiler y el Labrador Retriever son las razas que mayor comúnmente son llevadas al veterinario por problemas de cadera, tal vez por ser las más numerosas del país. En alrededor de un 20% de los ejemplares la DC esta presente. Sin embargo, la mayor incidencia esta presente en el San Bernardo donde casi el 50% de los ejemplares están afectados. Otras razas con alta incidencia son el Mastín Napolitano, Golden Retriever , Kuvasz , Pastores Ingleses, y Pastor de Berna. Menos frecuentemente son afectados el Gran Danés, Collies, Boxer, Setter Irlandés, Bretón, Cocker Spaniel, Ovejero Belga y Dálmatas. Es rara en el Doberman, Samoyedo y Siberiano y prácticamente nula en Galgos.
 


¿Como nos damos cuenta que nuestro animal sufre DC?

La enfermedad siempre se desarrolla durante el crecimiento del animal pero los signos clínicos pueden aparecer en esta etapa o cuando son adultos.
Todos los síntomas derivan del dolor y la inestabilidad que se produce en las caderas afectadas. Los cachorros suelen jugar poco, o juegan pero enseguida se echan. Corren con las patas juntas simulando a un conejo. Les cuesta levantarse, principalmente luego de un largo reposo. En animales severamente afectados puede verse desde atrás que sus patas están demasiado juntas y tienen poco desarrollo muscular. Hay animales que caminan encorvados ya que desplazan el peso del cuerpo hacia las patas delanteras. En algunas oportunidades renguean de una pata, generalmente la más afectada, aunque casi siempre la enfermedad afecta a las dos caderas.
En los adultos los síntomas son similares y suelen aparecer luego de los 3 años de edad.

Cachorro Labrador con DC

Adulto O. Alemán con artrosis por DC


¿Que debemos hacer si sospechamos que nuestro perro está enfermo?

Obviamente debemos concurrir a nuestro Médico Veterinario de confianza para que lo revise y luego confirmarlo con una placa radiográfica. Esta última sirve también para evaluar el grado de afección de las caderas (Grados de Displasia), generalmente en animales jóvenes, pero en los adultos es probable que por el avance de la enfermedad aparezca lo que se llama artrosis de cadera.(Foto 3)

¿Existe algún tipo de tratamiento?

La DC es una enfermedad que, de no tratarse, avanza indefectiblemente hacia una artrosis severa, que junto a una afección secundaria de la columna vertebral puede terminar postrando al animal.
Existen dos tipos generales de tratamientos a saber: el médico y el quirúrgico.
El tratamiento médico consiste fundamentalmente en el uso de analgésicos para calmar el dolor y medicamentos que mejoran el funcionamiento articular y son llamados condroprotectores, los cuales si bien no frenan la enfermedad, enlentecen su evolución. El tratamiento médico puede ser aplicado tanto en cachorros como en individuos adultos, teniendo que mantenerlo en mayor o menor medida a lo largo de toda la vida. Es de elección en animales que no pueden ser operados.
El tratamiento quirúrgico, hoy por hoy, es indiscutiblemente la mejor alternativa, ya que tienden a cortar definitivamente el problema, evitando la medicación de por vida y produciendo una mejor calidad de recuperación para el animal. Existen cirugías, como la Triple Osteotomía de la Pelvis que se pueden hacer ya desde los 4 meses y que buscan salvar la cadera, evitando que la enfermedad progrese. Por otro lado hay cirugías para displasias severas o pacientes adultos como ser el reemplazo de la cadera enferma con una prótesis total lo que lleva a una cadera totalmente indolora y permite un funcionamiento a pleno, como el de una cadera normal. Las prótesis son diseñadas específicamente para caninos y tenemos la suerte que las mismas se fabrican en la Argentina a un costo accesible.
 

Triple osteotomía de la pelvis

Reemplazo Total de Cadera


¿Como elegimos un cachorro para asegurarnos que no padezca de DC?

Es imposible elegir un cachorro de 2 o 3 meses y poder determinar si el animal es libre de displasia. La edad en que se puede descartar definitivamente la enfermedad es después del año. De todas formas tenemos varios mecanismos que nos pueden orientar hacia un cachorro que tenga pocas posibilidades de sufrir la enfermedad.
Como primer punto debemos charlar con nuestro Médico Veterinario de confianza, respecto a la raza que buscamos y cuales pueden ser sus puntos débiles. Tal vez el nos pude recomendar un criadero serio y que controle DC en sus reproductores. Es sumamente importante que el criador tenga radiografías de cadera de sus animales.
Es preferible un establecimiento que lleve años en el tema a uno que recién comienza. Podemos recurrir para asesorarnos a la Federación Cinológica o a los clubes que agrupan a las distintas razas. Finalmente debemos hablar con el criador sobre las posibilidades de aparición de la enfermedad en sus animales y que tipo de garantías nos dan. Todo esto nos va a llevar a adquirir un cachorro posiblemente más costoso pero a la larga, seguramente, resultará más económico. De todas formas aún tomando todas estas precauciones y aún en criaderos serios puede esporádicamente aparecer un animal con DC.

¿Tiene la alimentación algo que ver con la con la DC?

Una mala alimentación durante el crecimiento puede agravar una DC presente, pero nunca es la causa de la enfermedad. El animal mal alimentado puede desarrollar otras afecciones, pero si este no porta los genes de la DC, no la va a sufrir. Cuando hablamos de mala alimentación no solo nos referimos al defecto, sino, hoy mucho más frecuente, los excesos en la dieta, en general por mal asesoramiento. Tanto el exceso como el defecto en los minerales, principalmente el calcio, pueden traer graves consecuencias. Lo mismo sucede con las proteínas y los hidratos de carbono.
Existen alimentos balanceados especialmente preparados para razas grandes y gigantes que contemplan estos aspectos de la alimentación. En caso de alimentar a nuestro cachorro con dieta casera debemos asesorarnos con un profesional sobre como balancear la misma en forma correcta. Un concepto muy importante a tener en cuenta: “un cachorro sano y bien alimentado no necesita del agregado de ningún medicamento para lograr un buen desarrollo músculo esquelético”.

¿Es siempre responsable el criador por la aparición de un animal con DC?

Es muy común escuchar a un propietario de un animal displásico, decir, que los padres estaban libres de la enfermedad, entonces, ¿cual es la razón de la aparición en uno o varios de sus hijos?, la respuesta es la siguiente: un canino puede portar los genes de la DC sin sufrir la enfermedad, pero sí, transmitirla a su descendencia. Es necesario ir eliminando de la reproducción los perros displásicos y los reproductores que dan hijos displásicos, ya que los mismos si bien no sufren de DC, la transmiten. Se necesitarían 6 o 7 generaciones libres de la enfermedad para poder definitivamente erradicarla dentro de esa línea reproductiva, tarea extremadamente difícil y onerosa.

¿Cómo un criador puede evitar la aparición de la DC o eventualmente eliminarla de su plantel?

Como en toda empresa si queremos un desarrollo sólido y perdurable debemos hacer la inversión inicial que corresponda, y en muchas oportunidades no ganar dinero en los primeros tiempos.
Como primer medida lo ideal es la adquisición de reproductores adultos, libres de la enfermedad, provenientes de padres sin DC y en lo posible que hayan tenido hijos sin la afección. De esta forma tenemos casi 3 generaciones libres de la enfermedad o al menos con una muy baja carga genética en la misma. Desde ya que estos animales no son baratos, pero es la única manera seria de iniciar una crianza. Comprando cachorros, con el solo dato de padres libres, tenemos muy pocas garantías.
También debemos eliminar de la reproducción los animales que den camadas con varios cachorros displásicos, por lo que debemos mantener el contacto constante con nuestros clientes.
Lamentablemente, los criadores circunstanciales, que adquieren un cachorro hembra con fines reproductivos, con la “esperanza de hacer unos buenos pesos”, son los que, en muchas oportunidades, diseminan cachorros con DC, ya que no realizan ningún control, y compiten, con precios más baratos, contra un criador serio, que obviamente tiene una mayor inversión. Esto es muy común de ver en nuestro país cada vez que se pone de moda una raza.



M.V. Andrés Alvarez
Miembro Iniciador de la Especialidad en Cirugía de Pequeños Animales. U.B.A.
Cirujano Jefe del Hospital Escuela de Pequeños Animales. U.B.A.
Director de la Clínica de Derivaciones Quirúrgicas De.Qui.Vet
Tel. 011- 15-4444-7823
dequivet@yahoo.com.ar

  |  HOME  |  QUIENES SOMOS  |  SERVICIOS  |  DISPLASIA DE CADERA  |  ARTICULOS  |  CONTACTO  |  

 

© 2010   -  Desarrollos Desygn  .